Poesía IV Abandonada

Abandonada

En el ángulo más recóndito de un cuarto humilde,
Descansa una flauta hecha de roble,
Silenciosa y con los orificios obturados
la cubren arañas que tejen el olvido de su dueño.

Es una serpiente vanidosa
Erguida y apoyada contra la pared desnuda
Recuerdo de una niñez musical,
De un poeta que la engañó con un saxofón.

Esta entrada fue publicada en Poesía. Guarda el enlace permanente.

Una Respuesta a Poesía IV Abandonada

  1. Muy buen comienzo para ese concierto. Mi intrumento favorito es el saxo… Tengo curiosidad por leer ese poema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *