Libros gratis

Libros actualmente de descarga gratuita para Amazon:

mentesperversas_kindle

 

De vez en cuando pondré uno de mis libros para descarga gratuita como ebook (en la medida en que Amazon me deje, ya que solo permite hacer esto 5 días al año). Obviamente, serán aquellos títulos cuyos derechos no hayan sido cedidos a editoriales.

 

 

Anticipos de novelas y antologías:

0icono_plumaEl sueño del depredador (primeros capítulos en pdf)

0icono_plumaRaazbal en pdf (primeras 100 páginas)

0icono_plumaLuci y El hoyo, primer y último relato del libro Mentes perversas, en pdf.

 

Relatos:

0icono_plumaEl hoyo (pdf)

0icono_plumaLuci (pdf)

 

Microrrelatos:

0icono_plumaEl Ebro (Premiado en el certamen Heraldo.es del año 2011)

Esta primavera decidí beberme el río Ebro, una ancha y sinuosa arruga que atraviesa la tierra aragonesa. Abordé mi plan con absoluta determinación, como quien afronta convencido un proyecto insondable. Cada ruborizado atardecer me agachaba junto a la orilla y sorbía despacio, durante horas. Me tragaba todo lo que llegaba a mi boca: agua, barro, peces, troncos a la deriva, todo. Saciado, volvía a casa contento, viendo detrás de mí a un gigante reducido poquito a poco. No le conté a nadie mi secreto, hasta que la gente empezó a advertir el descenso de caudal. Llegó el verano y se podían ver los peces en el fondo, y las basuras que los niños arrojaban. Todos hablaron de deshielos, cambios climáticos y falta de lluvias. Tontos, ninguno cree que fui yo cuando declaro mi culpa desde el puente.

 

0icono_plumaLos duendes (Ganador del certamen Heraldo.es del año 2013)

Los duendes machos aparecen por la noche, cuando la niebla empieza a condensarse.
Vienen de valles como Gistaín o Benasque, atraídos por las luces de las ciudades y las feromonas de las hembras en celo. Abandonan sus escondrijos bajo el musgo para aventurarse en los ríos de asfalto.
Trepan las paredes de ladrillo como trasgos. Llegan al encuentro de las hembras, que viven en nuestros tejados, entre nidos de paloma y avisperos, correteando como lagartijas de nariz puntiaguda. Allí hacen el amor con lentitud, como galápagos.
Solo algunos sabemos que existen. Hay quienes los aguardan con redes y jugosas recompensas en sus pensamientos. Unos pocos colocamos incienso en los alféizares, con la esperanza de que el olor a sándalo los atraiga.
Me dice el psiquiatra que la mitología es fantasía. Que los duendes no existen.
Cómo no van a existir, si yo, Polifemo, llevo años esperándolos, desde que al intentar atrapar a uno de aquellos miserables bichos, me cegaron el ojo con un alfiler.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *