Mis queridas bibliotecas

Pasas por una biblioteca de tu ciudad y ves un par de libros tuyos en el estante. Los abres con incertidumbre y te maravillas de ver que siguen leyéndose pasados unos años de su publicación. 🙂

Esta entrada fue publicada en El sueño del depredador, Novelas. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.