Edogawa Rampo- Relatos japoneses de misterio e imaginación

Hirai Taro (1884-1965), con el seudónimo de Edogawa Rampo (muy cercano a la pronunciación japonesa de Edgar Allan Poe), es considerado el padre de la literatura de terror japonesa. Y no es para menos. Aunque fue muy prolífico en las novelas juveniles de misterio y el género detectivesco, en este libro de relatos demuestra su particular pericia en las distancias cortas. Un libro sobresaliente. El mejor de cuantos he leído este verano. Resulta increíble que un siglo después, sus relatos sean tan sorprendentes. «La butaca humana», un texto con múltiples connotaciones sexuales y una originalidad que abruma, abre un repertorio de relatos que no menguan. «El test psicológico» es intrigante y bien ideado; en él aparece la figura del sagaz detective Kogoro Akechi, protagonista de tantas novelas posteriores. «La oruga» es un relato asfixiante, uno de los relatos más sórdidos que he leído nunca, impresionante. Otros textos como «Los gemelos», que recuerda mucho a William Wilson de E.A.Poe, «El infierno de los espejos», que termina conduciendo a la locura de un personaje, y «La cámara roja», de conversación muy perspicaz, son realmente destacables, y uno no puede más que imaginar y recrearse en el fuerte impacto que causaron en su época.
Esta entrada fue publicada en Opiniones sobre libros. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.